Publicidad

Zoilo_Trujillo_Barreiro_6_18012018Mientras esperaban en la plataforma aérea del aeropuerto de ‘Techo’ en la ciudad de Bogotá., Zoilo Trujillo Barreiro y sus compañeros del Batallón Colombia No. 1, escuchaban al Comandante de la Brigada, dirigirse ante ellos para exaltar su valor y heroísmo al ser parte de las tropas militares colombianas que partirían hacía la Península del Sinaí, con el propósito de dar respuesta al compromiso de conformar una Fuerza de Emergencia de las Naciones Unidas, con el fin de garantizar la estabilidad y la paz en el Oriente Medio.

Zoilo_Trujillo_Barreiro_9_18012018En 1958, estando en la cúspide de su juventud, Zoilo y cientos de sus compañeros son organizados y enviados en grupos de 60 hombres rumbo al Sinaí, convirtiéndose en sinónimo de valor para muchos compatriotas que veían como éstos se disponían a vivir una experiencia quizás, para muchos sin regreso, dejando atrás sus familias, amigos y oportunidades por contribuir a la paz en ese país, y por ende en el mundo; eso es un acto heroico.

El vuelo inició desde Bogotá hacía Barranquilla, de Barranquilla a la Isla de Bermuda perteneciente a Inglaterra, en un viaje de más de 12 horas, desde éste lugar fueron embarcados hacia las Islas Azores en Portugal, siguiendo hacía Lisboa, llegando a El Cairo en Egipto y finalizando en el Aeropuerto de Arish en la Península del Sinaí, y allí ya ser parte del Batallón Colombia No. 2.

Ya en el lugar, las emociones fueron ambiguas, los latidos del corazón reflejaban la emoción de aquellos hombres que por primera vez observaban un mamífero artiodáctilo como el ‘Camello ó Camelus por su nombre real’, un animal ungulado exótico del Viejo Mundo, pero al tiempo, estos jóvenes soldados como Zoilo, debían presenciar los estragos de la guerra que por aquellos días dejaba como consecuencia las batallas que se libraban por tomar el control de Israel, Egipto y Gaza a través de sitios estratégicos y de gran valor como la Península del Sinaí, que al tener el Istmo de Suez junto a sus dos golfos naturales, se convierte en un atractivo muy codiciado por otros países que intentan aún en nuestros días invadirle. Las muertes y la destrucción que dejaba los enfrentamientos, llevo a Zoilo a la reflexión sobre la idea de perder la vida en aquel lugar.

Por fortuna, Zoilo, junto a otro grupo, fueron trasladados hasta el comando general de la Franja de Gaza, en donde permanecería un largo tiempo.

Ahí, pudo encontrarse con ejércitos de Yugoslavia, Canadá, Francia, Noruega, Dinamarca, Suiza, entre otros hasta de Brasil, con quienes según afirma Trujillo Barreiro, podía hallar mayor afinidad en la comunicación debido al idioma portugués.

ALGUNAS ANÉCDOTAS

Cuenta el soldado profesional del Batallón Colombia, Zoilo Trujillo Barreiro, que en alguna ocasión se disponía a almorzar. Al recibir su plato observó que no había cuchara, por lo que no podía empezar a comer; unos noruegos que almorzaban con el ese día, le hacían señas expresándole que sí no le habían pasado cuchara, a lo que Zoilo respondió que no, entonces, los noruegos expresaron al cocinero: “Colombian wants a spoon big – Colombiano quiere una cuchara grande”, cuenta con humor Trujillo quien anotaba en un cuaderno, diálogos y situaciones como estas con el sano propósito de aprender a hablar el idioma que desde entonces se comporta como un idioma universal, el inglés.

Zoilo_Trujillo_Barreiro_5_18012018Con tan solo 2º de primaria, Zoilo sorteo momentos claves para su permanencia, aprender a usar la Libra Egipcia, manejar el idioma, sortear el campo de batalla, entre otros momentos que mantiene intactos en su memoria. Reconoce que las razas, todas tienen sus características, pues los Noruegos y Canadienses se destacaban por su corpulencia y estatura, pero que los Colombianos éramos destacados y respetados por nuestro atrevimiento natural para hacer las cosas. Entre anécdota y anécdota, a Zoilo le pasaron 3 años en Gaza, consiguiendo ahorrar varias decenas de dólares, que luego cobraría a su regreso a Colombia. Se comunicaba por correo con su familia una vez cada dos meses: “Un día me enviaron por el correo… Recibí las tulas y salí… Pasé frente al Batallón Yugoslavo, me alzaron la cadena y pasé, y había andado 1 km, cuando yo sentía que caían encima como piedras… -entonces yo miré y eran pedazos de pavimento, pero como yo iba con alta velocidad, yo fui a parar lejos… mire el poco de carros que estaban parados… claro… había pisado una mina que estalló hacía atrás”, relata Zoilo, quien cuenta haberse salvado en esa oportunidad gracias a las oraciones de su mamá.

Zoilo reconoce que nuestro país es “un paraíso”, como el mismo lo afirma, pues en el Sinaí, el agua es realmente escasa, y valorada como nunca antes ha visto, las aldeas realmente tienen necesidades y difieren mucho de nuestras costumbres. Con todo esto superó sus miedos para cumplir con su deber en aquella misión que comenzó con la ‘Guerra de las Cien Horas’ originada por el control al Canal de Suez a manos de Israel, pero que daría paso a un acuerdo de cese al fuego entre ésta y Egipto, el cual desde entonces ha sido vigilado por las Fuerzas Especiales de la ONU para garantizar su cumplimiento.

Zoilo_Trujillo_Barreiro_1_18012018Hoy el recuerdo se mantiene vivo. Al observar cada insignia que le identificó en su momento como miembro activo de las Fuerzas de Emergencia de las Naciones Unidas y al observar intactos aquellos escudos que conservan la arena del Sahara evocando un pasado lleno de vida, se llena de nostalgia. Se siente orgulloso de haber podido regresar a casa. Enseña y comparte sus recuerdos para dejar en evidencia que Zoilo, es uno de tantos héroes del Ejercito Nacional, que sin importar que le sirvieron a esta y otras patrias, hoy no recibe ningún apoyo, ni siquiera por ser de la tercera y edad.

Sin embargo, esto no le ha arrebatado el gusto y la satisfacción que siente y sentirá siempre cada que comparte su historia. Actualmente Zoilo busca que el Estado le garantice su derecho a una pensión para una vejez digna.

Uniforme del Batallón Colombia No. 2:

Zoilo_Trujillo_Barreiro_10_18012018

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here