Publicidad

Luego de 11 años de ausencia de su comunidad, tras haber estado internada en un centro de atención integral para su recuperación, el pasado 27 de Enero del año 2016, el Pital recibió con orgullo y amor a su hija querida Rubiela Bermúdez. Decenas de personas, para entonces, daban con alegría la bienvenida a Rubiela, pensando en que el tratamiento recibido en aquel lugar habría logrado el propósito de permitirle una mejor convivencia entre sus paisanos y así mismo una mejor calidad de vida.

Rubiela_Bermudez_4_09082018Desafortunadamente, hoy es triste ver que tras no más de 2 años y 6 meses de su regreso, y de haberle dado la bienvenida con bombos y platillos, las autoridades competentes del municipio del Pital descuidaron a ésta mujer, dejándole en el abandono con cada día que pasa, a merced de los buenos corazones y no de quienes están en la obligación de velar por sus derechos como ser humano. A la fecha de esta publicación, nuestra paisana Rubiela Bermúdez, deambula por las calles del Pital y de otros municipios como el Agrado o Garzón, arriesgando su integridad.

Este video muestra parte de las situaciones que a diario vive Rubiela. Cuando nuestro Periodista Daniel Rojas la encontró, dice que se sintió muy mal por las condiciones en que se encontraba, pero que decidió grabarla para lograr registrar el hecho y así poder enviar un mensaje a quienes como autoridad pueden intervenir para evitar su deterioro moral, físico y espiritual. Nos confirmaron que ella misma se había pintado el cuerpo con pintura blanca minutos antes de esa grabación, pero es una muestra clara de que ella hace lo que quiere, pero no porque quiera, sino porque nadie le atiende, ni le cuida.

En días anteriores, el programa periodístico independiente ‘El Cascabel’, del Canal 9 TV Pital, señalaba que se había desplegado un Derecho de Petición a la Administración Municipal y a la oficina de la Personería del Pital, para exigir atención pronta a través de la Ley 1306 de 2009, no solo para Rubiela Bermúdez, sino para todas las personas que en la actualidad deambulan por el Pital sin ningún doliente.

Y es que la Ley 1306 es clara, nos permitimos citar apartes del Artículo 5°:

ARTÍCULO 5o. OBLIGACIONES RESPECTO DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD. Son obligaciones de la sociedad y del Estado colombiano en relación con las personas con discapacidad mental:

1. Garantizar el disfrute pleno de todos los derechos a las personas con discapacidad mental, de acuerdo a su capacidad de ejercicio.

2. Prohibir, prevenir, investigar y sancionar toda forma de discriminación por razones de discapacidad.

3. Proteger especialmente a las personas con discapacidad mental.

4. Crear medidas de acción afirmativa que promuevan la igualdad real a las personas con discapacidad mental.

5. Establecer medidas normativas y administrativas acorde a las obligaciones derivadas de los Tratados Internacionales de Derechos Humanos a favor de las personas en situación de discapacidad mental y las acciones necesarias para dar cumplimiento a los programas nacionales.

6. Fomentar que las dependencias y organismos de los diferentes órdenes de Gobierno trabajen en favor de la integración social de las personas con discapacidad mental.

7. Establecer y desarrollar las políticas y acciones necesarias para dar cumplimiento a los programas nacionales en favor de las personas en situación de discapacidad mental, así como aquellas que garanticen la equidad e igualdad de oportunidades en el ejercicio de sus derechos.

Así mismo, la Ley 1306, ampara al ciudadano en el Artículo 14°, y establece compromisos en el Artículo 18°, 20° y 21°.

Es necesario que entre todos, respetemos los derechos de los demás, defendamos la vida y aportemos a la sana convivencia de todos y entre todos.

Y con todo respeto, esperamos que las autoridades municipales del Pital, actúen de forma urgente, no solo por proteger y hacer valer los Derechos Humanos de Rubiela Bermúdez, sino también de todos las demás personas con situaciones mentales que merecen la atención y protección del estado de forma inmediata, porque desafortunadamente, ya ni sus familias hacen algo, la responsabilidad entonces es del Estado Colombiano y sus instituciones.

1 Comentario

  1. Es lamentable que para poder captar la atención de las autoridades municipales (alcaldía, personería, comisaria de familia y secretaria de salud) la señora RUBIELA BERMUDEZ, tuviera que (aparentemente) auto lesionarse, ocasionándose quemaduras en parte de su humanidad…no bastó los diferentes llamados, las advertencias de demandas ante entes de control, no bastó que existiera una ley que obliga al estado a velar por el bienestar de estas personas olvidadas por su familia, su comunidad.

    Después de que esta señora padeciera graves lesiones, por fin aparece la personera municipal quien muy seguramente mandada por el ejecutivo actual, hace que la lleven al hospital local, donde se le brinda la atención medica requerida…así mismo hoy es remitida a la ciudad de Neiva, para una valoración psiquiátrica, en esa remisión, tengo entendido era asistida por dos funcionarias del hospital y una familiar suya.

    Dios quiera no se necesite una tragedia peor, que no se necesite que “mallica” lesione gravemente con una piedra o un machete a cualquier menor de edad, o que el señor de Santa Rosa, no atente contra uno de los estudiantes a los cuales suele perseguir amenazándolos con palos y varillas, para que de una vez por todas, estas personas gocen de la atención especial del estado (alcalde-personera y comisaria de familia) y sean recluidas en un sanatorio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here